Milagros Eucarísticos  Cascia, 1300                        “El Rostro del Salvador”

Milagros Eucarísticos Cascia, 1300 “El Rostro del Salvador”

Milagros Eucarísticos

Cascia, 1300

“El Rostro del Salvador”

 Milagro-Eucaristico-de-Cascia

 

Cascia, una ciudad en el Valle de Umbría de Italia, quien se vanagloria de tener varios santos entre algunos de los más famosos son San Francisco de Asís, Santa Clara de Asís, Santa Verónica Giuliana, Santa Margarita Castello, San Benito fundador de la orden Benedictina, nacido en Borcía y Santa Rita de Casia.

 

Cuando se habla  de un milagro de Casia, viene a nuestra mente Santa Rita, su vida es fascinante. Ella es una santa moderna, llamada la Santa de lo imposible, ella fue hija obediente, esposa fiel, una esposa maltratada, una madre, una viuda, una religiosa, Estigmatizada y santa incorrupta, ella lo experimento todo.

 

Ella quería ser una monja toda su vida. Sus padres la concibieron a edad muy avanzada y deseoso de que se casara antes de que ellos murieran, eligieron para ella un esposo de poco valor, pero Rita obedeció. Después del matrimonio, su esposo demostró ser un bebedor, un mujeriego y un golpeador de su esposa, ella fiel durante toda su vida de casada; tuvieron  dos hijos, los cuales sacaron el temperamento del padre, Rita preocupada  oraba por ellos.

 

Después de veinte años de matrimonio y oración por parte de Rita, el esposo se convirtió, él le pidió perdón y prometido cambiar su forma de ser. Dejó de beber y ser mujeriego, Rita pasaba el tiempo en oración. Esto no duró mucho, porque mientras su esposo Paolo se había reformado sus primeros  amigos y enemigos no se habían reformado. Una noche Paolo no regreso  a casa, al día siguiente lo encontraron asesinado.

 

Su pena fue aumentada cuando sus dos hijos, que ya eran mayores,  juraron vengar la muerte de su padre; las suplicas de su madre no los disuadían. Rita rogo al Señor que salvara las almas de sus hijos; y le pidió que tomara sus vidas en vez de dejar que perdieran sus almas  por cometer un pecado mortal. En esto el Señor contestó  sus oraciones, los dos padecieron una enfermedad fatal, durante el tiempo de la enfermedad, ella les habló dulcemente del amor y del perdón. Cuando ellos murieron, ya ellos habían perdonado a los asesinos de su padre, Rita estaba convencida de que ellos estaban con su padre en el cielo.

 

ahora que ella estaba realmente sola, fue con las hermanas agustinas, para que le permitieran la vocación por la que ella había orado desde que era niña, pero no fue fácil lograrlo; pues no querían una mujer que había estado casada. La muerte Violenta de su esposo dejó una sombra de duda. Ella se volvió  de nuevo a Jesús en oración. Él intercedió con un milagro físico, el cual las monjas Agustinas no pudieron negar, por lo que   se le permitió convertirse en moja.

 

Se le dio el regalo del Estigma, las marcas de la Corona de Espinas en su cabeza. A la mayoría de los santos que les ha dado este regalo, sus heridas celestiales tienen la fragancia del cielo (un aroma muy dulce) Padre Pío y San Francisco de Asís las tuvieron, y el Padre Gino. Las Heridas de Rita olían tanto a podrido que las tenían que mantener lejos de las personas, por 15 años vivió sola, lejos de sus hermanas las monjas. El Señor le dio una tregua cuando quiso ir a Roma para el primer Año Santo, Jesús removió el Estigma de su cabeza durante el tiempo que duró el Peregrinaje, tan pronto ella llegó de nuevo a casa de Roma, el Estigma volvió a aparecer y ella tuvo que ser aislada de nuevo.

 

Fue muchas  cosas durante su vida, pero más que nada fue una madre. Cuando estaba en su lecho de muerte, le pidió al Señor que le diera una señal para saber que sus hijos estaban con Él en el cielo. A mediados de invierno, le dio una rosa del jardín de rosas cerca de su casa en Roccaporena. Ustedes pensarían que eso ya era suficiente, pero ella pidió una segunda señal. De nuevo, Él le dio una señal, un higo de un jardín de su casa en Roccaporena, al final del invierno.

 

Ella parece haber triunfado al morir, cuando murió la herida del Estigma desapareció, y en su lugar apareció una mancha roja como un rubí, la cual tenía una deliciosa fragancia. Se suponía que tenía que haber sido velada en el convento, pero había una muchedumbre tan grande que quería rendirle respeto, que tuvieron que ponerla dentro de la Iglesia. Permaneció allí durante muchos días y la fragancia nunca desapareció. Por esto, nunca la enterraron. El ataúd de madera que tenía originalmente fue reemplazado por uno de cristal, y ha estado expuesta para veneración de los fieles desde ese tiempo hasta ahora.

 

 

La pequeña ciudad de Casia, la cual tiene el cuerpo incorrupto de esta gran santa, se ha hecho famosa. Una Iglesia especial para ella ha sido construida después que las armas de la Segunda guerra mundial callaron. Cuando usted entra en la Iglesia, entra con la anticipación de venerar el cuerpo incorrupto de la santa. Por esto, se preocupa uno, y solo se puede ver lo que tenemos delante. Solo se busca a santa Rita, y se olvida del santuario.  Pero si los peregrinos pudieran tomar tiempo para observar el vitral que rodea el altar principal, y aquellos, que están directamente en frente de la capilla de la santa, tendrían que hacerse una pregunta, ¿Por qué hay tantos milagros Eucarísticos representados en los vitrales? Alrededor del Altar  principal se muestran Milagros de Bolsena/ Orvieto, Sarracenos, y la Multiplicación de los Panes y Peces.

 

Hay un vitral que muestra un libro abierto, con dos manchas redondas rojas en las páginas una frente a la otra.

 

 

 En la capilla al otro lado de la Iglesia, al entrar a la derecha, hay un altar con un tabernáculo, el cual contiene el Milagro Eucarístico de Casia. Debajo del tabernáculo hay una caja de cristal con los huesos del Beato Simone Fidati, quien estuvo envuelto en el Milagro Eucarístico. El Padre Simone fue un sacerdote Agustino durante la mitad del Siglo Catorce. Era conocido a través de Umbría como un hombre sabio y santo, a pesar de que era muy joven. Por su gran piedad y sabiduría, era una cosa normal para los otros sacerdotes el buscarlo para confesar sus pecados. Durante el tiempo que el Beato Simone estuvo asignado al monasterio Agustino en Siena, un día un sacerdote vino a él para hacerle esta extraña confesión.

 

El sacerdote había perdido el respeto por la Eucaristía. De esto nosotros podríamos deducir que él posiblemente no creía que Nuestro Señor Jesús viene a nosotros en la Eucaristía, si no fuera así, él no hubiera perdido el respeto por Ella. La apatía puede ser un arma muy poderosa de Satanás. En la vida de este sacerdote no quedaba ningún entusiasmo. Hacia las cosas por rutina y porque tenía que hacerlo, pero cada vez se desprendía más y más de Dios y de su congregación. Quizás él estaba empezando a tomar la presencia de Jesús en la Eucaristía y en las personas como algo supuesto.

 

Este sacerdote recibió una llamada de un enfermo. En vez de poner la Eucaristía en el relicario para  guardarla y llevarla cerca de su corazón, el sacerdote cogió la Hostia e irreverentemente, la puso  en las páginas de su Breviario y fue donde el enfermo. Cuando llegó a la casa del hombre enfermo, lo preparó para  recibir la Eucaristía. Abrió el libro en el lugar donde la Hostia y darle la Comunión. Al abrir el libro en el lugar donde la Hostia había sido puesta, el sacerdote fue sacudido al encontrar en su lugar dos manchas  redondas de sangre en las páginas, una frente a la otra. El sacerdote se fue de la casa con gran pánico, e inmediatamente buscó a Beato Simone, quien era conocido por su santidad.

 

 Beato Simone, escuchó al sacerdote contarle su pecado y el milagro, y le dio la absolución. Pero le quitó las dos páginas manchadas de sangre. Una fue puesta en un tabernáculo en Perugia y la otra en un Monasterio Agustino en Casia.

 

El Milagro Eucarístico ha sido venerado a través de los años en el Monasterio Agustino de Cascia. Fue verificado por el obispo de allí. Ha sido llevado en procesión solemne durante la Fiesta del Cuerpo de Cristo. El Papa ha concedido indulgencias especiales a esos que veneren el Milagro Eucarístico.

 

En 1930, hubo un Congreso Eucarístico en Norcia, cerca de Cascia. En una ocasión se hizo una hermosa Custodia para llevar el Milagro Eucarístico, fue en honor del Sexto Centenario del Milagro. Cuando la nueva Iglesia en honor de Santa Rita fue construida, al lado del monasterio Agustino, se construyo una capilla especial para el Milagro Eucarístico.

 

A  este Milagro se le atribuye un fenómeno muy extraño. ¿O podría ser otro Milagro dentro de un Milagro? A través de los años las personas empezaron a notar un cambio en la página con la mancha de la sangre. Un rostro comenzó a aparecer en la página. Es casi como si un color más oscuro apareciera en ciertas partes de la página; hay algunos que miran la página y ven el rostro de Cristo. Cuando el sacerdote en el santuario abre el tabernáculo para mostrar a los fieles el Milagro Eucarístico, se pone sus vestiduras, como si fuera a celebrar Misa. Cuando trae la custodia a la barandilla del Altar, pone una linterna detrás de la página para mostrar el rostro. Es un perfil perfectamente formado de un hombre con barba y bigote.

 

A través de los años la Iglesia, y tal vez, muy especialmente la crítica viene dentro de la Iglesia. En un esfuerzo por lograr la aceptación de un mundo no sobrenatural que nos haría quebrantar nuestra fe hasta volverla en una fe puramente humana, muchos de los nuestros han rechazado los hermosos regalos que se nos han dado en forma de intervención divina. Muchos, en su intento de tocar sobre la Humanidad de Jesús, se olvidan de, y rechazan su Naturaleza divina. Él es la segunda Persona de la Trinidad Dios Hijo.

 

Si nosotros le alabamos a Él por amarnos tanto y por desear rebajarse  Él mismo para convertirse en uno de nosotros, le damos a Él la gloria. Pero si lo bajamos a Él y todas sus obras hacia nuestro nivel humano, lo habremos perdido todo a través del camino. Habremos perdido nuestra hermosa Tradición. Nuestra fe en las promesas de Jesús que se han cumplido, y  que aún serán cumplidas.

Habremos perdido a Dios.

«Este es mi Cuerpo, esta es mi Sangre»

Milagros de la Eucaristía

Bob y Penny Lord

Acerca del autor

Temas relacionados

1 Comentario

  1. José Luis

    Gracias por tan grande esfuerzo que hacen para tenernos informados, y para los que para nosotros, como yo
    que mi fe es un tanto vacilante, ( DE ESTA MANERA IR CRECIENDO EN EL AMOR VERDADERO DE NUESTRO PADRE CRISTO JESUS.)
    AMEN.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: