PREPARACIÓN PARA EL SACRAMENTO DE LA CONFIRMACIÓN: Temas 11 y 12: Sacramento de la eucaristía.

PREPARACIÓN PARA EL SACRAMENTO DE LA CONFIRMACIÓN: Temas 11 y 12: Sacramento de la eucaristía.

PREPARACIÓN PARA EL SACRAMENTO DE LA
CONFIRMACIÓN
TEMAS 11 y 12: LA EUCARISTÍA (I)
EUCARISTÍA SACRAMENTO

1 .- ¿Bajo que dos aspectos se puede considerar la Eucaristía?

La Eucaristía se puede considerar bajo dos aspectos reales y muy distintos: como Sacramento y como Sacrificio.

2 .- ¿Qué es el sacramento de la Eucaristía?

La Eucaristía es el sacramento en el que por la admirable conversión de la substancia del pan en el Cuerpo de Jesucristo, y del vino en su Sangre, se contiene verdadera, real y substancialmente el CUERPO Y LA SANGRE, el ALMA Y LA DIVINIDAD DEL MISMO SEÑOR NUESTRO JESUCRISTO, bajo las especies de pan y de vino, para nuestro mantenimiento espiritual.

3 .- ¿Que singularidad tiene el sacramento de la Eucaristía con los demás sacramentos?

La singularidad del sacramento de la Eucaristía con los otros seis sacramentos consiste en dos cosas:

* primera, la mudanza que se hace en el sacramento de la Eucaristía de la substancia de la materia (pan y vino), cosa que no se da en los demás sacramentos., y

*segunda, es que en los demás sacramentos no está Jesucristo personalmente, sino que actúa por el ministro que obra en nombre de Cristo, mientras que en el sacramento de la Eucaristía está presente el mismo Cristo, y Él mismo nos alimenta y nos da la gracia.

4 .- ¿Había prometido Jesús que nos daría a comer su Cuerpo y a beber su Sangre, como verdadera comida y verdadera bebida?

Nuestro Señor Jesucristo, tomando ocasión del milagro de la multiplicación de los panes que había realizado el día anterior en un lugar solitario, junto al lago de Tiberíades, prometió en la Sinagoga de Cafarnaún que nos daría a comer su Cuerpo y a beber su Sangre, como verdadera comida y verdadera bebida.

5 .- ¿Cómo fue esta promesa y para que nos iba a dar su Cuerpo en comida y su Sangre en bebida?

Al pueblo que estaba entusiasmado por el milagro del día anterior les dijo el Señor: “Yo soy el pan vivo bajado del cielo. Quien comiere de este pan vivirá para siempre; y el pan que Yo os daré es mi Carne, para la vida del mundo” Y como los oyentes se extrañaran y se preguntaran, “¿cómo puede éste darnos a comer su carne?”, Él les afirmó rotundamente: “ En verdad os digo que mi Carne es comida y mi Sangre bebida. Si no coméis mi Carne y bebéis mi Sangre, no tendréis vida en vosotros”. ( Juan 6 51-53)

6 .- ¿Cuándo instituyó efectivamente lo que había prometido en Cafarnaún?

La institución efectiva de lo que había prometido en Cafarnaún tuvo lugar mientras comían la Cena Pascual, la noche del Jueves Santo. Jesús, en un momento de la cena, tomando el pan lo bendijo, lo partió y lo dio a los Apóstoles diciéndoles: “Tomad y comed todos de él, porque esto es mi Cuerpo” (o sea, ESTO que tengo es mis manos ES MI CUERPO).

Y, tomando el cáliz, se lo pasó diciendo: “Bebed todos de él; porque ésta es mi Sangre de la nueva Alianza que será derramada por muchos para remisión de los pecados” (Mateo, 26, 26-28) (o sea, ESTA es MI SANGRE)

A continuación, dijo a los Apóstoles: “Haced esto en memoria mía” (Lucas 22,19)

7 .- ¿Afirmamos, por tanto, que en la Eucaristía se contiene el verdadero Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de nuestro Señor Jesucristo?

Creemos y afirmamos que por las palabras que pronuncia el sacerdote dentro de la Misa, en el momento de la Consagración, el Cuerpo de nuestro Señor Jesucristo está bajo las especies (apariencia) de pan, y la Sangre bajo las especies (apariencia) de vino.

8 .- ¿Y de qué manera está Cristo presente en las Sagradas Especies?

Nuestro Señor Jesucristo se hace presente tal y como existe en la realidad; o sea, como está en el Cielo vivo y glorioso. Sólo que en el Cielo está al modo natural y en la Eucaristía se hace presente sacramentalmente, pero todo entero. Por eso se dice que con el Cuerpo adorable de Jesús está también su Sangre, su Alma y su Divinidad. Igual decimos del Sagrado Cáliz de su Sangre.

9.- ¿Con qué nombre denominamos esta maravillosa mutación del pan y del vino en el Cuerpo y en la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo?

La singular y admirable conversión por la que toda la substancia del pan se cambia en el Cuerpo de Cristo y toda la substancia del vino se cambia en su Sangre, recibe el nombre de transustanciación”.

9 .- ¿Y por qué este nombre de transustanciación?

Porque este nombre de “transustanciación” expresa perfectamente lo que ocurre, ya que, al repetir las palabras de Jesucristo, se produce un admirable y singular conversión de toda la sustancia de pan en el Cuerpo, y de toda la sustancia del vino en su Sangre, quedando sólo las apariencias de pan y de vino, a las que se las llama “sagradas Especies”

10 .- La transustanciación es un gran milagro; ¿en qué consiste exactamente?

El milagro que se produce en cada Misa consiste en que esas Especies Consagradas de pan y de vino permanecen de un modo admirable sin su substancia propia, por virtud de la Omnipotencia divina.

11 .- ¿Qué maravilloso encuentro se produce en el alma del cristiano cuando recibe la Sagrada Comunión?

En el alma del cristiano, cuando recibe la Sagrada Comunión, se produce el maravilloso encuentro (común-unión) del hombre con el mismo Jesucristo en persona, oculto bajo las Sagradas Especies. Como dice San Agustín, nos convertimos en lo que comemos. ¡Nos “cristificamos”…!

12 .- ¿Qué efectos produce en el alma la Sagrada Comunión dignamente recibida?

La Sagrada Comunión dignamente recibida nos da, además de la unión íntima con Jesucristo, un aumento de gracia, el perdón de los pecados veniales y un gran consuelo espiritual.

13 .- ¿Con qué disposiciones se ha de recibir la Sagrada Comunión?

Para acercarse a tan augusto sacramento se requiere en el alma, estado de gracia; y en el cuerpo, ayuno eucarístico, que consiste en abstenerse de tomar alimentos o bebidas desde una hora antes de comulgar ( se exceptúan el agua y las medicinas), y limpieza y decoro en la vestimenta que llevemos.

Ejemplos para ilustrar este tema

1 – Los mártires. Cuando los mártires estaban en la cárcel esperando que los sacaran para echarlos a las fieras, eran fortalecidos con la Comunión que le llevaban a escondidas algunos cristianos muy valientes, como San Tarsicio, un niño que murió en este empeño.

2 Un vino especial.

Visitaba el rey Alfonso XII un pueblecito andaluz, y alabó extraordinariamente uno de los vinos que probó. Lleno de satisfacción, dijo el aldeano que le obsequiaba: “Pues, señor, aún tengo otro mejor!”. Se sorprendieron un poco los presentes, y uno le preguntó: ¿Para cuándo lo guardas? ¿Esperas mejor ocasión? “Sí, señor, ese vino se guarda para Dios. Es el vino que doy sólo para celebrar la Misa; de él se saca la Sangre del Señor…!

3 Una placa.

En las casas donde nació o vivió algún personaje importante se suele poner una placa de metal o de mármol en la que se dice: “Aquí nació Cervantes”, ¸o “En esta casa se alojó el Papa Juan Pablo II”. Sobre el pecho del cristiano que ha recibido la Santa Comunión podría escribirse: “AQUÍ SE HOSPEDÓ JESUCRISTO…!

4 Cómo tratar al Señor en la Eucaristía.

Un famoso arquitecto protestante fue a ver una iglesia católica nueva, interesado por su valor artístico. Le acompañó en la visita un monaguillo, quien, al pasar por delante del altar en el que estaba el Sagrario, hizo una genuflexión.
– Oye, ¿por qué haces eso?, preguntó el arquitecto extrañado al chiquillo.
– Porque en ese Sagrario se guarda al Señor.
(Y el monaguillo le explicó la doctrina católica sobre la presencia real de Jesús en la Eucaristía)
– Entonces, ¿tú crees que Dios está verdaderamente presente en ese Tabernáculo?
La respuesta del niño fue afirmativa. A lo que contestó aquel protestante:
– ¡Caramba! ¡¡¡Si yo supiera que esto es cierto, andaría de rodillas por toda la Iglesia!!!
(El monaguillo quedó un poco avergonzado porque su genuflexión había sido un poco “farfullera”).

Reflexión y propósito para esta semana

* Lee muy despacio y medita en el capítulo VI de S. Juan las palabras de Jesucristo cuando promete la Eucaristía
Lee, asimismo, la institución de la Eucaristía en los santos Evangelios:
S. Mateo 26,26; S. Marcos14, 22 y S. Lucas 22,19.

** Visita cada día al Señor presente en el Sagrario y
recíbelo con el mayor fervor en la sagrada Comunión.

Acerca del autor

Temas relacionados

0 Comentarios

  1. maria badini

    vi los temas de preparación para Confirmación desde 8 en adelante. No encontre los temas del 1º al 7º.¿ Es posible que los envias a mi correo? Te agradezco de corazón

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: