¿POR QUÉ ULTRAJAS Y DENIGRAS A MI MADRE?

¿POR QUÉ ULTRAJAS Y DENIGRAS A MI MADRE?

¿POR QUÉ ULTRAJAS Y DENIGRAS A MI MADRE?

Estatua-de-Pedro-en-Roma
Respetable periodista y articulista, podrías hacer favor de decirme ¿Por qué golpeas y hieres dura e intolerablemente a mi MADRE? Honorable editor y redactor, me podrías decir ¿Por qué fustigas y traqueteas obstinada y acaloradamente a mi MADRE? Mi MADRE, para el suscrito, así como para muchos que creen en los valores del cielo es la IGLESIA que fundó Jesús como una, Santa, católica y apostólica y que su vicario en la tierra es el Santo Padre Francisco.

¿Has Juzgado que mi celestial madre la IGLESIA CATÓLICA es pecadora y mala porque algunos de sus hijos han cometido yerros y maldades? Por casualidad ¿Has considerado y supuesto que mi Santa y bienaventurada madre LA IGLESIA CATÓLICA es inmoral, impura e indecorosa porque algunos de sus nacidos en la fe han caído en las garras del diablo cometiendo maldades, escándalos y deslices?

Respetable periodista, articulista, editor, redactor mucho te agradecería reconsideradas, examinaras y filosofaras tus juicios y consideraciones. Juzgar el todo en base a las partes resulta desacertado y aventurado. Definir la sustancia en base a los accidentes es erróneo y desproporcionado en el caso de esta bella, tierna y hermosa madre universal que es LA IGLESIA CATÓLICA que fundó Jesús de Nazaret.

Esta celestial madre denominada IGLESIA CATÓLICA, es como el astro al que llamamos luna. No es luminosa en virtud de su propia luz, pero resplandece porque hay un sol que la ilumina. Esta luz divina no es suya, sino de otro de quien refleja la luz: Jesús. “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi iglesia y el poder del abismo no la hará perecer.” Te daré las llaves del reino; lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo” (MT. 16, 18-19) “Y sabed que estoy con vosotros todos los días hasta el final de este mundo” (Mt. 28, 20).

Esta bella, tierna y hermosa MADRE descansa, reclina y se mantiene en una DIVINA PIEDRA ANGULAR que es nuestro divino Salvador y redentor JESÚS. La Iglesia católica que es el reflejo, el destello y rostro de Jesús me ofrece y me regala la salvación y la gloria; demuestra y proporciona el cielo, la inmortalidad y el goce eterno. “Os aseguro que todo aquel que haya dejado casa o hermanos o hermanas o madre o padre o hijos o tierras por mí y por la buena noticia, recibirá en el tiempo presente cien veces más en casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y tierras, aunque junto con persecuciones, y en el mundo futuro la vida eterna”(Marcos 10 29-30).

Gracias divino Salvador por esa bella, tierna y hermosa madre LA IGLESIA CATÓLICA que amorosa y misericordiosamente nos has dado a todos los que creemos en ti. Bendito y alabado seas por el don y el regalo divino del bautismo que nos ha permitido nacer a una vida nueva en la IGLESIA CATÓLICA que quisiste dejar en la tierra como un signo sacramental y visible de tu divina presencia. Bendito y alabado seas divino Salvador, por el don de la fe que nos has regalado a los bautizados. Humildemente nos permitimos pedirte que nos confirmes y nos fortalezcas esa fe tan sublime que nos permite tener la confianza y la seguridad de que existes y estás vivo. Que nos concede la gracia de saborear lo bello y lo hermoso que es vivir según tu divino evangelio.

Confieso que la única forma de acercarnos al misterio de LA IGLESIA es con espíritu filial: reconociendo sus errores y limitaciones, pero, con sentido de inmensa gratitud, alabándola porque en ella y por ella hemos recibido la palabra de vida y los sacramentos de salvación; porque en ella hemos recibido el perdón que nos regenera; porque ella alienta siempre en nosotros ideales de vida superior; porque ella es, a pesar de todo, la madre de los vivientes, la gran madre que nos engendra para Cristo (José G. Martín Rábago Arzobispo de León Gaudium n° 331 semana del 16 al 22 de abril del 2010 página 3)

Por las atenciones que a la presente se sirva prestar, mi agradecimiento y estimación.

ATENTAMENTE

LIC. Y M.F. RODOLFO ALCACIO CONTRERAS

Acerca del autor

Temas relacionados

1 Comentario

  1. bernardo osorio perez

    MUY BUENA REFLEXION,DE VERDAD, PORQUE A NOSOTROS HIJOS DE ESTA VENERABLE ANCIANA TAMBIEN EN ALGUNA OCACION. ESTUVIMOS EN CONTRA DE ELLA AUNQUE SEA POR IGNORANCIA

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: