Matrimonio y Familia en la historia de la salvación. Asamblea Romana “Familia y comunidad Cristiana” Papa Émerito Benedicto XVI Hora santa  Parroquia de San Pío X

Matrimonio y Familia en la historia de la salvación. Asamblea Romana “Familia y comunidad Cristiana” Papa Émerito Benedicto XVI Hora santa Parroquia de San Pío X

Matrimonio y Familia en la historia de la salvación. Asamblea Romana “Familia y comunidad Cristiana” Papa Émerito Benedicto XVI

Hora santa

Parroquia de San Pío X

Divina-familia-ruega-por-nosotros

Se reza la estación del Santísimo Sacramento…

 Jesús Sacramentado amigo de los jóvenes y las familias queremos depositarlos  en tu Divino Corazón, Tú  que conoces de todos sus sufrimientos y dificultades te pedimos que los ayudes en todas sus necesidades,   iluminales para que en sus labores cotidianas  trabajen por extender el Reino de los Cielos.

 

 

Lectura del libro del Deuteronomio   26, 16- 19    De pie.

 

En este día Yahvé tu Dios te manda practicar estos preceptos y estas normas; las guardarás y las practicaras con todo tu corazón y con toda tu alma.

Hoy le has hecho decir a Yahvé que él será tu Dios y tú seguirás sus caminos, observarás sus preceptos, sus mandamientos y sus normas, y escucharás su voz. Y Yahvé te ha hecho decir hoy que tú serás  su pueblo propio, como él  te ha dicho, y que tú deberás  guardar  todos sus mandamientos, y que él te elevará en honor,  renombre y gloria, por encima de todas las naciones que hizo, y que serás un pueblo consagrado a Yahvé tu Dios, como Él te ha dicho.

Palabra del  Señor.

Releemos en silencio y compartimos la frase

 

 

Canto.

Ven, ven Señor no tardes, ven, ven que te esperamos

Ven, ven Señor no tardes, ven pronto Señor.

 

El mundo muere de frío, el alma perdió el calor

Los hombres no son hermanos, el mundo no tiene amor.

 

 

Matrimonio y Familia en la Historia de la Salvación.

Asamblea Romana “Familia y comunidad Cristiana” Santo Papa Émerito  Benedicto XVI

 

La verdad del matrimonio y de la familia, que hunde sus raíces en la verdad del hombre, se ha hecho realidad en la historia de la salvación, en cuyo centro están las palabras “Dios ama a su Pueblo” En efecto la revelación Bíblica es, ante todo, expresión de una historia de amor, la historia de la alianza de Dios con los hombres, por eso, la historia del amor y de la unión de un hombre y una mujer en la alianza del matrimonio pudo ser asumida por Dios como símbolo de la historia de la salvación.

 

El hecho inefable, el misterio del amor de Dios a los hombres, recibe su forma lingüística del vocabulario del matrimonio y de la familia, en positivo y en negativo, en efecto, el acercamiento de Dios a su pueblo se presenta con el lenguaje del amor esponsal, mientras que la infidelidad de Israel, su  idolatría se designa como adulterio y prostitución. En el Nuevo testamento Dios radicaliza su amor hasta hacerse él mismo en su Hijo, carne de nuestra carne, hombre verdadero. De este modo, la unión de Dios con el hombre asumió su forma suprema, irreversible, el “Si” reciproco, que no puede revocarse no alienta al hombre,  sino que lo libera de las alienaciones de la historia, para llevarlo de nuevo a la verdad de la creación.

 

El valor del sacramento que el matrimonio asume en Cristo significa, por tanto, que el don de la creación fue elevado a gracia de redención. La gracia de Cristo no se añade desde fuera a la naturaleza del hombre, no le hace violencia, sino que la libera y la restaura precisamente al elevarla más allá de sus propios límites. Y del mismo modo que la encarnación del hijo de Dios revela su verdadero significado en la cruz, así el amor humano autentico es donación de sí y no  puede existir si quiere liberarse de la cruz.

 

Queridos hermanos y hermanas este vínculo profundo entre Dios y el hombre, entre el amor de Dios y el amor humano encuentra confirmación también en algunas tendencias y desarrollos negativos, cuyo peso sentimos todos. En efecto, el envilecimiento del amor humano, la supresión de la autentica capacidad de amar se revela, en nuestro tiempo, como el arma más adecuada y eficaz para separar a Dios del hombre, para alejar a Dios de la mirada y del corazón del hombre.

 

De forma análoga, la voluntad de “liberar” de Dios a la naturaleza lleva a perder de vista la realidad misma de la naturaleza, incluida la naturaleza del hombre, reduciéndola  a un conjunto de funciones, de las que se puede disponer a capricho para construir un presunto mundo mejor y una presunta humanidad más feliz, en cambio, se destruye el plan del creador y, en consecuencia, la verdad de nuestra naturaleza.

Releemos en silencio y oramos espontáneamente.

 

 

 

Canto.

Ven, ven Señor no tardes, ven, ven que te esperamos

Ven, ven Señor no tardes, ven pronto Señor.

 

Envuelto en sombra de noche, el mundo sin paz no ve

Buscando va una esperanza, buscando Señor, tu fe.

 

 

 

 

Oremos a María Santísima

Madre santísima, tu que inculcaste a Jesucristo valores inigualables que lo llevaron a ser un hombre  integro en todos los aspectos intercede por todas las familias para que a ejemplo de la sagrada Familia, se vivan el amor, la unidad y en paz.  Mamita María enseña a todos los padres a ser amoros y respetuosos con todos sus hijos.

 

1er. Misterio. Dios ha amado tanto a  su pueblo, y  pacta esta  alianza con él “Yo seré tu Dios y tú seguirás mis caminos”. Esta alianza es como un contrato, Israel será su pueblo con condición de que guarde sus mandamientos.

Oremos  por todas las familias para que en ellas reine la alianza del amor.

 

2do. Misterio.  Dios como Padre de todos los hombres le  llama  a seguirle con un corazón limpio de ataduras para ser Él el único que reine en su corazón.

Oremos para que en todas las familias  vivan conforme a la Voluntad de Dios.

 

3er. Misterio. Dios es un Dios de Paz y  de  Amor, eso mismo pide a todos los hombres que vivan conforme a sus enseñanzas y Él elevara a su pueblo sobre todas las naciones.

Oremos por todas las familias para que en ellas reine la paz.

 

4to. misterio.  El matrimonio es una alianza sagrada hecha con  Dios,  de amor  mutuo y  de fidelidad así como lo hizo Él con su pueblo. El matrimonio es un lazo de amor entre Dios y el hombre.

Oremos para que todas las familias reconozcan en el matrimonio un Don de Dios.

 

5to. Misterio. El matrimonio es una alianza eterna con Dios, Él  la bendice y en ella  revela al hombre su vida divina, vida de santidad y donación.  La familia es un bien precioso para la sociedad.

Oremos para que en ellas se trasmita a los hijos el amor a Dios.

 

 

 

  

 

Recemos la Coronilla de la Misericordia       De rodillas o de  pie

Ofrezcámosla por todas las necesidades de todas Familias del mundo, en especial aquellas que viven en la violencia, en desamor, división…que necesitan de oración.

 

 

Padre nuestro…Ave María… Credo…

En  las cuentas grandes antes de cada decena.

Padre eterno, te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de tu amantísimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, como propiciación por nuestros pecados y los del mundo entero.

En las 10 cuentas pequeñas de cada decena.

Por su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.

Jaculatoria para rezarse al final de cada misterio.

Oh Sangre y Agua que brotasteis del Sagrado Corazón de Jesús como una fuente de Misericordia para nosotros, Confiamos en Ti

Doxología final después de las cinco decenas.

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero

 (3 Veces) 

 

 

Oremos en Silencio

Por las necesidades en todo el mundo en especial por la paz en Siria, Venesuela, Ucrania  y  México.

 

Los momentos que nos quedan reparemos el Corazón de Jesús que sufre por todos los sacrilegios cometidos en las diversas Iglesias del mundo y por todos los que cometen comuniones y confesiones sacrílegas, oremos para que el Espíritu Santo, les dé luz y conversión  y a todos nos permita realizar buenas y sinceras confesiones.

Repetimos varias veces esta jaculatoria, para reparar su Corazón:

 

Cuerpo y Sangre de Jesús, os quiero, os amo y os adoro.

 

Os pido Perdón y Misericordia por todos los sacrilegios cometidos.

 

 

 

Oremos todos Unidos

 

 San Miguel  Arcángel,

Defiéndenos en la  pelea y se nuestro amparo contra la maldad y las  acechanzas del demonio.

Reprímale Dios como rendidamente se lo suplicamos.

Y tú, príncipe de la milicia celestial, armado del poder divino

Precipita al infierno a Satanás y a todos los espíritus malignos

Que para perdición de las almas andan por el mundo.

Amén.

 

¡¡¡Unidos en la Eucaristía!!!

Acerca del autor

Temas relacionados

1 Comentario

  1. teresa

    Les doy gracias por estas reflecciones para mi es una gran bendicio,le pido a Dios por ustedes para que les siga dando ese Amor por su Evangelio y asi nos sigan ayudando atodos nosotros que realmente queremos a prender a amar a Nuestro Senor Jesucristo, los amo en Cristo animo y a Delaney.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: