Catecismo del Sagrado Corazón de Jesús.        Capítulo 6:   El Reinado del Corazón de Jesús

Catecismo del Sagrado Corazón de Jesús. Capítulo 6: El Reinado del Corazón de Jesús

Catecismo del Sagrado Corazón de Jesús
Capítulo 6. El Reinado del Corazón de Jesús

Divino-Corazón

 

 

 

 

 

 

1. ¿Cómo puede relacionarse la devoción al Sagrado Corazón de Jesús y su reinado en el mundo?
Puesto que la devoción al Sagrado Corazón se propone el triunfo de su amor en todos los corazones, puede decirse con toda exactitud que su fin es extender en el mundo el reinado de Jesucristo.

2. ¿Existe un vínculo estrecho entre ambas devociones?
Sí, porque Jesús es rey de amor y por el amor quiere atraer a las almas. De donde se deduce que la devoción al Sagrado Corazón es el medio más eficaz para extender el reino de Cristo.

3. ¿es también el sentir de la Iglesia nuestra Madre?
Sin duda alguna. Al instituir la Fiesta de Cristo Rey, Pío XI ordenó que en tal día se renovara todos los años la Consagración al Corazón de Jesús.

4. ¿Cuál es el fundamento de la realeza de Cristo?
Radica en la unión admirable de la naturaleza humana con la divina. En virtud de esta unión, llamada hipostática, no sólo ha de ser adorado Cristo por los ángeles y por los hombres como Dios, sino que le deben obediencia y sujeción en cuanto hombre. (Encíclica Quas Primas)

5. ¿El reino de Cristo es espiritual o temporal?
El reino de Cristo es principalmente espiritual y se refiere a las cosas espirituales. Cuando la turba intentaba proclamarle Rey, Él declinó siempre tal honor. Además, su doble titulo de Redentor y Sacerdote da a su dignidad real un señalado carácter espiritual. (Encíclica Quas Primas)

6. ¿Cuál es la forma visible del reino de Cristo?
La forma visible del reino de Cristo es la santa Iglesia, Arca de Noé, fuera de la cual no cabe salvación; ciudad levantada sobre el monte para que todos la puedan ver y distinguir, con su cabeza visible, que es el Papa; sus miembros visibles y sus ritos también visibles, que son los Sacramentos.

7. ¿No tiene Cristo poder sobre las cosas temporales?
Indudablemente Cristo recibió de su Padre derecho absoluto sobre todas las cosas creadas y todas deben someterse a su: arbitrio. “Erraría, pues, gravemente, dice la referida encíclica, quien pretendiese arrebatar a Cristo el poder sobre las cosas temporales.”

8. ¿a quienes se extiende el reino de Cristo?
El imperio de Jesucristo, dice el Papa León XIII en su encíclica Annum sacrum, se extiende no sólo sobre los pueblos católicos y aquellos que regenerados por la fuente bautismal, pertenecen por derecho a la Iglesia, sino que abraza también a los que están privados de la fe cristiana, de modo que todo el género humano está bajo la potestad de Cristo.

9. ¿Cuál es el principal adversario del reino de Cristo?
Es el príncipe de las tinieblas, Satanás, cuyo grito de rebeldía contra Dios abrió los abismos infernales y que inspira a todos sus secuaces las palabras de repulsa de los judíos contra el Salvador: “No queremos que Éste reino sobre nosotros”.

10. ¿Cuáles fueron los enemigos más temibles suscitados por el demonio contra el reino de Jesús?
Pueden señalarse entre los más destacados:
• Los emperadores romanos, que desencadenaron crueles persecuciones con el fin de ahogar en sangre la nueva religión.
• Los herejes arrianos, quienes, tras el velo de formulas capciosas, pretendían despojar a Jesucristo del cetro real de su divinidad.
• Los protestantes, al dirigir sus embates contra la cabeza visible de la Iglesia, negando que esta fuera norma de fe y sustituyéndola por el libre examen.
• Los jansenistas, cuyo extremado rigorismo moral causó verdaderos estragos precisamente en el mismo siglo que las revelaciones de Paray.
• El laicismo, que niega, sobre todo, el reino social y civil de Jesucristo.

 

11. ¿Qué dice a este propósito el Papa Pío XI?
Llama a la herejía jansenista la más astita de todas, pues al presentarse como defensora indignada de la moral cristiana, predica que no tanto ha de amarse a Dios como Padre, cuanto temérsele como implacable juez, mostrándose así enemiga del amor de Dios y de la piedad.

 

En cuanto al laicismo, dice el mismo Pontífice, puede llamarse la peste de nuestra edad, porque niega el imperio de Cristo sobre las gentes, a su Iglesia el derecho de enseñar a los pueblos, sometiendo la religión cristiana a la potestad civil y llegando a veces hasta a prescindir en absoluto de Dios.

La primera capilla del Sagrado Corazón

Capilla-Paray

El Sagrado Corazón había pedido capillas; se le edificó una en el jardín del monasterio de Paray en 1686 y se bendijo el 7 de septiembre del mismo año con extraordinaria solemnidad.

Refieren las “Contemporáneas” que acudieron a la ceremonia todos los sacerdotes del pueblo y de las parroquias vecinas, con gran muchedumbre de gente. Reunidos en la Iglesia parroquial, vinieron procesionalmente al jardín de la Visitación. Dominaba el altar un precioso cuando del Sagrado Corazón, del que decía Margarita María: “Me gusto tanto que no puedo cansarme de mirarlo.”

Durante la piadosa ceremonia tuvo la Santa un éxtasis de tres horas. Muchos concurrentes al acto que nunca la habían visto, la miraban con extrema curiosidad extrañándose sobremanera que en tan largo espacio de tiempo permaneciera tan inmóvil como una estatua, abismada como estaba en Dios.

Luego encargo un Tedeum en acción de gracias a sus novicias, diciendo: “Ya que el Corazón de Jesús va siendo conocido y empieza a reinar en los corazones, nada tengo que desear en este mundo.”

Este precioso monumento atravesó, sin que nadie lo tocase, los funestos días de la Revolución francesa, y subsiste todavía.

Margarita María murió dos años después, en 1690. Sus restos mortales descansan bajo el blanco mármol del altar de Paray en un espléndido relicario. Día y noche cincuenta y tres lámparas irradian sobre su tumba su luz suave, pálido reflejo del sol de gracia que, desde Paray, iluminó al mundo entero.

 

Fue declarada Venerable por S.S. León XII el 30 de marzo de 1824. En el reconocimiento canónico de su cadáver, siglo y medio después de enterrado, se hallo intacto y fresco aquel cerebro que consagrara todos sus pensamientos al Corazón de Jesús.

 

El 4 de septiembre de 1864 el beato Pío IX proclamaba Beata a la Virgen de Paray. Por fin, el 13 de mayo de 1919, delante de cincuenta mil fieles de todas partes, S.S. Benedicto XV la declaraba inscrita en el número de los Santos. Fue el día de su tránsito el 17 de octubre, fecha memorable para los amantes del Sagrado Corazón, que la santifican con la comunión reparadora, la hora santa y otras prácticas recomendadas por la misma Santa.

Acerca del autor

Temas relacionados

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: