Catecismo del Sagrado Corazón I. Imagen del Sagrado Corazón.

Catecismo del Sagrado Corazón I. Imagen del Sagrado Corazón.

Catecismo del Sagrado Corazón
I. Imagen del Sagrado Corazón.

Sagrado_Corazon

1.- ¿Expresó Jesucristo, nuestro Señor el deseo de que se honrase la imagen de su divino corazón?
Si, lo expresó a Santa Margarita María: “Me ha asegurado mi Salvador que tendría singular complacencia en que se le honrase bajo el emblema de ese su Corazón de carne, cuya imagen deseaba fuera llevada en el pecho por sus devotos, venerada en los hogares y honrada en público.”

2.- ¿Cumplió fielmente Santa Margarita María los deseos del Sagrado Corazón?
Si, desde el principio desplegó la vidente un celo incansable en extender el culto a esta santa imagen, pues al atraer las miradas hablaba elocuentemente a los corazones y resultaba un medio eficacísimo para propagar la devoción.

3.- ¿A cuántos tipos esenciales pueden reducirse los diversos modelos de dicha imagen?
A dos: el que representa aisladamente al divino Corazón y el que lo pinta situado en la misma persona del Redentor. En ambos casos la figura: del Corazón, más o menos idealizada, ostenta los emblemas ordinarios: cruz, llamas y corona de espinas.
En los altares sólo se permite la exposición del segundo tipo; en cuanto al primero, no lo admite la Iglesia sino en el culto privado.

4.- ¿Qué modalidades puede ofrecer el culto a estas imágenes según las propias indicaciones del divino Corazón?
De las mismas palabras del Sagrado Corazón a Santa Margarita María se deducen las tres modalidades de culto a estas imágenes: culto privado, culto domestico y culto público.

5.- ¿Cuál es el primer acto de culto privado debido a la imagen del Sagrado Corazón?
Consiste en colocarla con respeto en nuestro aposento, honrarla con toda devoción.
Así lo practicaba Santa Margarita María: ocupaba lugar preferente en su mesa de trabajo una estampa del Sagrado Corazón, y ante este conmovedor símbolo del amor de Jesús escribía, leía y hacia sus labores, no pocas veces arrodillada.

6.- ¿Existe alguna contraprueba de lo santa que es la veneración de dichas estampas?
Si, a falta de las anteriores consideraciones, bastará fijarnos en el odio mortal que el infierno y sus secuaces profesan a las estampas del Sagrado Corazón para animarnos a rendirles amorosa veneración.

En diversas revoluciones sufrieron el martirio muchos devotos del Sagrado Corazón por el mero hecho de haber llevado esta santa divisa.

Acerca del autor

Temas relacionados

1 Comentario

  1. José Ramiro García Contreras

    Es una manera de contribuir con un trabajo de acercamiento al Dios: uno y trino. Jesucristo es esa esencia llama viva que nos vivifica en arduo caminar cristiano……

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: