Los versículos de la sabiduría de Dios 1 Sam 28, 7-16. La vida sin Dios.

Los versículos de la sabiduría de Dios 1 Sam 28, 7-16. La vida sin Dios.

Los versículos de la sabiduría de Dios 1 Sam 28, 7-16. La vida sin Dios.


religiosos

Hay una división entre los hombres, muy importante, los religiosos y los no religiosos, aunque muchos están decepcionados al ver el comportamiento de los hombres religiosos hay una gran diferencia entre los no religiosos y religiosos; la calidad de vida es distinta y la calidad de trato con los demás es totalmente diferente.

Hacemos una aclaración, una cosa es ser bautizado que vivir como bautizado, de ahí esa abrupta comparación y del porque se ve una abismal diferencia entre el que es bautizado y vive como bautizado, como el que es bautizado y no vive de acuerdo a Dios; Dios en su sabiduría nos muestra al hombre que es religiosos y que de alguna manera tiene a Dios en su vida, así como los no religiosos que su centro es el mundo y Dios nos invita a regresar a él, a ser hombres religiosos.

Dios en su sagrada palabra nos muestra a un personaje para mostrarnos al hombre no religioso y al religioso, sus efectos de ser o no ser y sobre todo la forma de vivir; este hombre ya de por sí tendía a ser religioso, iniciado en el judaísmo con la circuncisión y trataba de guardar lo más posible la religiosidad judía, nos referimos a Saúl; el hombre elegido por Dios y que fue el primer rey de Israel, iniciando con él la monarquía: 1Sa 10:1 Tomó Samuel el cuerno de aceite y lo derramó sobre la cabeza de Saúl, y después le besó diciendo: «¿No es Yahvé quien te ha ungido como caudillo de su heredad? Tú regirás al pueblo de Yahvé y le librarás de la mano de los enemigos que lo rodean. Y ésta será para ti la señal de que Yahvé te ha ungido como caudillo de su heredad.

Dios lo eligió entre gran cantidad de hombres y vio que era magnifico para la misión de ser rey de Israel: 1Sa 9:2 Tenía un hijo llamado Saúl, joven aventajado y apuesto. Nadie entre los israelitas le superaba en gallardía; de los hombros arriba aventajaba a todos. Saúl desde ese momento ganó a Dios y su vida se lleno de éxitos: 1Sa 11:12 El pueblo dijo a Samuel: «¿Quién andaba preguntando si Saúl iba a reinar sobre nosotros? Dadnos esos hombres y los haremos morir.»
1Sa 11:13 Pero Saúl dijo: «Que no muera nadie en este día, porque Yahvé ha realizado hoy una liberación en Israel.»

Para un hombre religioso su primer gran beneficio es ganar a Dios, el no religioso no tiene a Dios aunque diga que todos son hijos de Dios, sino lo invoca ¿cómo puede ser hijo de Dios?; un hombre religioso es más piadoso, tiene mayor profundidad en su vida, es más noble hacía las mociones del Espíritu santo, sus intereses no son los del mundo sino los de Dios, es un hombre que entabla una mayor relación con Dios y con la Iglesia, no es tan difícil en los aspectos de aplicar la vida al mundo.

Para el hombre no religioso ¿qué lo puede motivar para vivir?, ¿el trabajo?, ¿su novia?, ¿lograr una carrera?, ¿acumular riquezas?, ¿su familia?, ¿disfrutar la vida sin límite?, ¿los amigos?, las mujeres?; todo esto puede ser valido indudablemente pero cuando se centra en algún aspecto puede llegar a ser vano; el hombre religioso se le ve seguro, tiene confianza en los demás, se presta para servir, tiende a permitir la expresión de los demás, vive lleno de esperanza y generar el respeto entre todos, es un hombre que en su trato no hay tantos intereses, es decir es limpia su relación, por esa razón se voltea a ver con desagrado aquel hombre que es religioso pero que es impulsivo, maldiciente, que se expresa soezmente, que tiene pensamientos destructivos, pensamientos negativos al bien común, al hombre no religiosos se le pasa estas expresiones, pero no en un religioso, el no religioso busca a los demás para aprovecharse, tiene menos escrúpulos, es irreverente con lo sagrado y tantas actitudes contrarias al bien común.

El hombre religioso al tener a Dios su vida da fruto hacía los demás: 1Sa 13:1 Saúl tenía la edad de… cuando llegó a ser rey, y reinó dos años sobre Israel.

El hombre religioso fomenta, cultiva, hace crecer la relación con Dios, promueve la integración, servicio, madurez y acción en la Iglesia; en su hogar trata que sus hijos vivan la vida sacramental, la vida en Iglesia y sobre todo trata de que esos hijos se relacionen de igual manera con Dios; muchos cristianos descuidaron estos lineamientos y su vida se volvió insípida, se volvió torpe, inoperante, insostenible, a Saúl le pasa lo mismo, el poder lo envolvió y se olvida de Dios, Dios pasa a segundo término y él se rige de acuerdo a su criterio y su vida se turba totalmente; “notemos que era un hombre religioso que ya conocía a Yahvé”, ¿qué será del que no es religioso?, tal vez Dios lo toque y lo conozca y trate ahora de ganar la vida religiosa.

La relación Dios –Saúl fue en decremento a tal grado que Dios le manda el ultimatum de su vida: Sa 15:22 Pero Samuel dijo: «¿Acaso se complace Yahvé en los holocaustos y sacrificios tanto como en la obediencia a la palabra de Yahvé? Mejor es obedecer que sacrificar, mejor la docilidad que la grasa de los carneros. Así hay bastantes cristianos que su religiosidad es externa, sólo de labios hacía afuera y va cayendo la relación Dios-religioso, entre comillas son religiosos pero en su vida no pasa nada, sí en estos dizque religiosos no pasa nada ¿que será en el no religioso?, este hombre necesita un milagro que solamente Dios puede hacer, ¡no alcohólicos anónimos!, ¡no neuróticos anónimos!, ¡no parando de sufrir!, ¡no con psicólogos y psiquiatras!, la vida espiritual no la dan estos amigos, ni estos oficios y profesiones, sólo la da Dios, la vida espiritual inicia con ese milagro de Dios que lo encuentra, se le muestra cómo a Moisés en la zarza y cambia integralmente.

Cuando el hombre se aleja de Dios pierde su espiritualidad, pierde a Dios a tal grado de buscar otros medios para seguir viviendo como antes, así le pasó a Saúl que desesperado recurre a una nigromante, a quienes él había perseguido porque era contrario a Dios, ahora lo toleraba: 1Sa 28:7-9 Dijo Saúl a sus servidores: «Buscadme una nigromante para que vaya a consultarla.» Dijéronle sus servidores: «Aquí mismo, en Endor, hay una nigromante.»Se disfrazó Saúl poniéndose otras ropas y fue con dos de sus hombres; llegó donde la mujer de noche y dijo: «Adivíname por un muerto y evócame al que yo te diga.»La mujer le respondió: «Bien sabes lo que hizo Saúl, que suprimió de esta tierra a los nigromantes y adivinos. ¿Por qué tiendes un lazo a mi vida para hacerme morir?»; así sucede con el hombre no religioso, su fe es casi nula y sí hay releigión su religión es débil, acude a los brujos, al curanderismo, a las limpias, a la adivinación, permite que sus hijos hagan esa cosas contrarias a Dios y todavía se tiene el cinismo de inmiscuir a Dios en su pobre y nefasta vida para dar confianza a los demás: 1Sa 28:10-12 Saúl juró por Yahvé diciendo: «¡Vive Yahvé! Ningún castigo te vendrá por este hecho.»La mujer dijo: «¿A quién debo invocar para ti?» Respondió: «Evócame a Samuel.»Vio entonces la mujer a Samuel y lanzó un gran grito. Dijo la mujer a Saúl: «¿Por qué me has engañado? ¡Tú eres Saúl!»

La vida sin Dios es un caos, claro que muchos no se dan cuentan, como solo viven para ellos no les importa su alrededor, el éxito es su fin y su bienestar su bandera; Saúl cae en lo más ruin de su relación con Dios, ya sin Dios sólo le queda ir a quién lo inicio como hombre religioso aunque muerto: 1Sa 28:13-14 El rey le dijo: «No temas, pero ¿qué has visto?» La mujer respondió a Saúl: «Veo un espectro que sube de la tierra.» Saúl le preguntó: «¿Qué aspecto tiene?» Ella respondió: «Es un hombre anciano que sube envuelto en su manto.» Comprendió Saúl que era Samuel y cayendo rostro en tierra se postró.

Saúl se siente perdido pero no es capaz de clamar a Dios, de entrar en un arrepentimiento total sigue queriendo de actuar conforme a su reinado y por ello Samuel en espíritu le da el toque de muerte a Saúl confirmando el estado de gracia que tenía en ese momento sin Dios: 1Sa 28:15-16 Samuel dijo a Saúl: «¿Por qué me perturbas evocándome?» Respondió Saúl: «Estoy en grande angustia; los filisteos mueven guerra contra mí, Dios se ha apartado de mí y ya no me responde ni por los profetas ni en sueños. Te he llamado para que me indiques lo que debo hacer .Dijo Samuel: «¿Para qué me consultas si Yahvé se ha separado de ti y se ha convertido en tu enemigo?

Para Saúl solo le esperaba la muerte sin Dios, ahora bien, ¿usted cree que Dios sea enemigo del no religioso?, ¿cree usted en el amor de Dios aunque no sea religioso?; la vida religiosa se puede ver como un gran banquete, ya hay unos a la cabecera con el novio, pero la mesa tiene todavía lugares vacios que quizá sea en primer lugar para el que fue religioso y se alejo de Dios y Dios lo ha aceptado de nuevo, en segundo lugar lugares para los no religiosos, que ya tenían noción de Dios pero que no se acercaban a conocer a Dios y en tercer lugar para los que no tenían noción de Dios por tanto no se acercaban a Dios, quizá aunque haya lugares al cerrarse el festín con el novio solo queden los que definitivamente prefirieron el mundo y no a Dios, los que abiertamente negaron a Dios y así sucedió se quedaron sin Dios.

Estos versículos de la sabiduría de Dios nos invitan a mantener una relación sana con Dios, nos invitan a cultivar la relación con Dios, pero de nada sirve si no se preocupan que otros hermanos no religiosos ganen a Dios, la Iglesia motiva a esa evangelización de los hermanos no religiosos y a los que dejaron de ser religiosos, recordemos que tienen el derecho de recibir esa oportunidad como muchos la recibimos después de llevar una vida religiosa de pacotilla, ganar a Dios es lo más importante y urgente, porque Dios está perdido para ellos, el propiciar un milagro es algo extraordinario y participar de él es sensacional, cuando un hermano no religioso y alguien que se alejo de Dios regresan a Dios se hace fiesta, es lógico y con ello se gana a un hermano santo; es necesario pedir a Dios nos lleve a evangelizar y a través de estos versículos de sabiduría que Dios nos ilumine con su Espíritu santo para seguir prendados a él y no alejarse de él por cuestiones del mundo que sólo diezman la relación Dios-hombre.

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.