Los planes personales vs los planes de Dios.

Los planes personales vs los planes de Dios.

Los planes personales vs los planes de Dios.


plan

El evangelio según San Mateo narra: Mt 1, 18-21 María, estaba desposada con José y, antes de empezar a estar juntos ellos, se encontró encinta por obra del Espíritu Santo.
Su marido José, que era justo, pero no quería infamarla, resolvió repudiarla en privado. Así lo tenía planeado, cuando el ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo.
Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.»

José en su justicia planeó repudiar a María, el simple hecho de estar embarazada significaba que había cometido adulterio, que le había sido infiel, lo pensó y lo iba llevar a cabo el repudio silencioso, no estaba dispuesto a que se le apedreara porque quizá la amaba o era justo como se menciona, ese era su plan, sin embargo Dios tenía otro plan que le cambió la vida a José; muchos hombres hacemos grandes planes, nos ponemos objetivos a alcanzar, planeamos a corto y largo plazo, en la psicología eso se podría decir que es bueno, se habla de hombres sensatos, hombres con sueños y hombres que maduran y buscan un fin en la vida, pero Dios tiene otros planes para él, ¿acaso Dios le gusta estar en contra de los planes del hombre?

En el plan de Dios según se relata es para que se cumpla su profecía: Mt 1, 22-23 Todo esto sucedió para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta:
Ved que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel, que traducido significa: «Dios con nosotros». Quizá en el plan del hombre, ese movimiento de Dios sea meramente caprichoso, no le encuentre sentido y observando la vida de Jesús, Dios le garantizaba con ese plan tan pequeño que Jesús era el mesías, el enviado por él.

Los hombres tenemos que proyectar y planear pensando que vamos a vivir, sino estaríamos pensando pesimistamente y nunca emprenderíamos tal acción, nunca se darían también grandes obras y sobre todo sería no confiar en que Dios le gusta que nosotros nos realicemos. José hubiera deseado que su hijo naciera en un lugar mejor, tocó puertas, preguntó en los pocos mesones sí había un lugar decente para que su esposa tuviera a su hijo, pero había mucha gente a causa del empadronamiento y no tuvo otra opción y su hijo nace en una gruta, alejado del festejo de sus parientes, quizá con una luz muy tenue y aunque se acondicionó aquella gruta no dejaba de ser una gruta, ¿qué plan de Dios tan raro diríamos nosotros?, si es el salvador porque no darlo a conocer, ¿por qué lo manejó Dios así?, parece que Dios carece de sentido común.

Muchos matrimonios solo planean tener 2 hijos porque la vida es difícil, para darles lo necesario y brindarle lo mejor, pero, ¿les dieron lo mejor?, nunca estuvieron al lado de ellos por estar ocupados trabajando, no los acompañaron en momentos claves porque sus padres estaban en otras actividades, no los enviaron a los mejores colegios porque sus padres estaban pensando en comprar una casa, un carro, un sonido, en estar más estables etc., se planeó una vida magnifica para la hija (fue única) pero está se casó a los 19 años porque salió embarazada y murió después de un intento de aborto porque así lo planearon sus padres y el esposo: “es demasiado joven para responsabilizarse de un hijo y esto les cambiará la vida”

Al rey Herodes Dios le cambió sus planes, estaba tan feliz viviendo a sus anchas, gozando los beneficios de ser el rey de los judíos Mt 2:1-3 Nacido Jesús en Belén de Judea, en tiempo del rey Herodes, unos magos que venían del Oriente se presentaron en Jerusalén, diciendo: «¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Pues vimos su estrella en el Oriente y hemos venido a adorarle.» Al oírlo el rey Herodes se sobresaltó y con él toda Jerusalén. ¿Cómo otro rey? Dijo Herodes, soy el único rey, a mí me puso el emperador, no es posible y no lo voy a permitir, tanto que he trabajado para estar donde estoy y ahora sale que viene un nuevo rey, he trabajado tan duro e incluso he matado por este privilegio, pues a matarle o el o yo.

Este año que casi concluye, seguramente hay planes en su vida y en su mente, tal vez la conmemoración de este 25 de diciembre simplemente sea motivo de reunión familiar, lucir sus ropas que compraron , comer esa comida suculenta de fin de año, intercambiar regalos, ver aquellos hermanos o amigos que casi no se ven por falta de tiempo; para otros es un fin de año sensacional, hay más ventas de su producto, va a tener dinero para comprarse lo que quiere, su empresa va a crecer más o va a pagar lo que debe porque fue un año malo, va alcanzar a pagar bien el aguinaldo y vacaciones de los trabajadores, ahhh que bonito 25 y 1 de año, ojala y hubiera más de estos días; para otros, su vida es triste pero también la oportunidad de hacerse de un bien o dinero, no le ha quedado otra opción que dedicarse al robo, a la tranza, al timo, estas fechas son excelentes la gente trae dinero, ¡al ataque!; otros es un motivo de festejos y a chupar todos los días que para eso se la partió todo el año, se lo merece.

¿Ha pensado sí ese es el plan de Dios para usted?, tal vez diga que sí, que a Dios le gusta que seamos felices, aunque Dios da los bienes materiales, las abundantes gracias, las más sinceras bendiciones y le permite alcanzar gran parte de sus metas, volvemos a preguntar: ¿esa será su voluntad y plan?; entre todo lo que Dios no da ¿qué es lo más valioso para usted?, Dios ha enviado Jesús como el salvador, ¡es enviado a los hombres por él mismo Dios!, no piense que fue hace 2000 años, no diga que sí a la ligera o responda que ya está en su vida Jesús; a José le vuelve a cambiar los planes, lo manda a Egipto porque Herodes enojado y amenazado manda matar a su hijo y tiene que partir José, tan a gusto que estaban, apenas se estaba recuperando de todos estos acontecimientos y ahora hay que partir: Mt 2:13 Cuando ellos se retiraron, el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto; y estáte allí hasta que yo te diga. Porque Herodes va

a buscar al niño para matarle.» ¿Alguna vez le ha preguntado en paz y con sinceridad a Dios cual es su plan para con usted?

Hace 6 años, un joven fue invitado para que formará parte de un ministerio de evangelización (era buen predicador), quienes lo habían invitado se habían retirado de un ministerio de evangelización de una parroquia que asediado por la división, se partió dramáticamente el ministerio; el joven acudió a la cita con una de las organizadoras y se vieron en una parroquia donde ella pertenecía, platicaron y parecía que todo iba bien, de repente, se le acercaron a la organizadora unas catequistas de esa parroquia y le preguntaron que sí entre los que estaban allí reunidos había uno que pudiera dar una catequesis para jóvenes, pues acababa de dar inicio el curso de preparación para el sacramento de la confirmación, su catequista estrella no había llegado y los jóvenes estaban solos y la organizadora, voltea y ve aquel joven y dice: sí hay uno y se le pidió al joven diera la catequesis el cual accedió. ¡Qué irónico!, la organizadora se retiró de esa parroquia porque ya no pertenecía en lo territorial y el joven se quedo en donde dio la catequesis, se podría decir que nadie sabe para quien trabaja, aquel joven fue más valiosos para aquella parroquia que para ese otro ministerio, el plan de la organizadora era ese, pero el de Dios otro.

¿Cree que ya está preparado para vivir verdaderamente el plan de Dios con Cristo Jesús?, ¿cree que ya es tiempo de ser un católico en toda la extensión de la palabra y no una simple caricatura?, usted sabe que la mayor parte de los católicos solo cumplen en un exagerado 50% de su potencial como católicos; José acepto el nacimiento de Jesús, José nunca sabría pero confía en las palabras de Dios a través de su ángel que Jesús iba a salvar a su pueblo del pecado y redimirlos ante Dios; hoy Jesús le vuelve a ser una invitación de aceptarlo con todo lo que conlleva, en su plan es darle vida en abundancia, pero tal vez ese no sea su plan, ¿por qué no hace la prueba de aceptarlo con todo lo que implica?, puede ser una agradable sorpresa de una transformación silenciosa pero efectiva hecha por Dios; ¿el 2013 fue buen año?, ¡corónelo!, ¡de jaque mate al rey que es usted y deje vivir al verdadero Rey que es Cristo Jesús!, viva Jesús en su vida plenamente y deléitese en los planes de Dios, bienvenido el año nuevo con un plan nuevo, el de Dios.

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.