Concluye el año de la fe, con celebración de Cristo Jesús rey. Papa Francisco.

Concluye el año de la fe, con celebración de Cristo Jesús rey. Papa Francisco.

Concluye el año de la fe, con celebración de Cristo Jesús rey. Papa Francisco.


sacramentado 15-b

Hemos vivido un año extraordinario, mucho trabajo y formación se efectuó en la Iglesia, parroquias y diócesis se dedicaron a llevar a los fieles la doctrina, la enseñanza y la centralidad a través de la palabra y como culmen: amor a la celebración eucarística. El Papa Francisco clausuró el año dedicado a la fe; fe que depositada desde su origen de la fundación de la Iglesia por parte de Cristo Jesús, la Iglesia ha guardado celosamente y enseñado fielmente a los fieles.

En la celebración eucarística hubo algo precioso; el Papa Francisco en sus manos sostuvo las reliquias de San Pedro y sobre ellas se proclamó el credo; hermanos de las Iglesia oriental acompaño este momento tan impresionante.

Agregamos su la homilía del Papa en audio y a la vez en júbilo levantamos la voz para gritar:¡viva Cristo Rey!; nada más portentoso; la Iglesia es sacudida por la generosidad de que el Espíritu santo nos haga recordar palabras impresionantes a través de la palabra de Cristo Jesús Señor de señores, en donde la Iglesia se postra junto con los 24 ancianos: Ap 19:4 Entonces los veinticuatro Ancianos y los cuatro Vivientes se postraron y adoraron a Dios, que está sentado en el trono, diciendo: «¡Amén! ¡Aleluya!»

Homilia de la celebración de clausura

La Iglesia celebra la alegría de reconocer, de festejar, de enaltecer de adorar a nuestro salvador, dueño de todo y Señor de todo lo que hay: Ap 19:16 Lleva escrito un nombre en su manto y en su muslo: Rey de Reyes y Señor de Señores. El cantico se levanta y cita magnificamente: «tú reinarás».

La gran alegría de elevar nuestra profesión de fe reconociendo su supremacía: Col 1:16 porque en él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles, tronos, dominaciones, principados, potestades: todo fue creado por él y para él. Hombres se inclinan en países a sus reyes, respetan la tradición y les aceptan sus múltiples errores de gobierno, ven su vejez y ven su muerte. Jesús es reflejo de supremacía en todos los campos: Col 1:15 Él es Imagen de Dios invisible, Primogénito de toda la creación. En el todo ha sido creado y sometido; bellamente el credo cita: “Dios de Dios”, “luz de luz”, “Dios verdadero de Dios verdadero”.

Hoy nos sentimos orgullosos de nuestra fe, nuestras rodillas se doblan y lo reconocemos como Señor, Rey y Dios: Fil 2 10-11 Para que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en los cielos, en la tierra y en los abismos, y toda lengua confiese que Cristo Jesús es Señor para gloria de Dios Padre. El nos ha dado la salvación: Col 1:14 en quien tenemos la redención: el perdón de los pecados.

El pecado ya no reina, la esclavitud se ha esfumado só hay un detalle, que puede ser como aquel elefante gigante que se domestica, al principio cadena gruesa, grillete de gran grosor, al final un pequeño lazo y el elefante nunca volverá hacer la lucha para zafarse de lo que cree que es una cadena, así hay muchos en el pecado creen que todavía están adheridos a él.

Glorifiquemos a Dios con nuestras vidas y con gran euforia volvamos a decir: ¡viva Cristo Rey”.

*Forografía Heriberto López Gómez.

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.