Banco de oración
  • Estamos orando por:

  • José Manuel Yeañez Castillo. Para que nuestro Señor Jesús le de el reino en su amor y a su familia la resignación, fortaleza.

  • Elisa Lozano Ontiveros. Para que el Señor Jesús le de las fuerzas para luchar contra el Covid.

  • Mario Alberto Ortiz Ramirez. Para que el Dios en su amor le recupere pronto.

  • Micaela Revilla Para que nuestro Señor la fortalezca en esta infección del riñón y se restablezca de la aneía.

  • Juan Carlos Heredia Oramos ante nuestro Padre para que lo fortalezca en la infección en el hígado y riñones.

  • Juan Francisco Hernández oramos porque resista el Covid en gracia de nuestro Señor Jesús.

  • Lourdes Del Valle contagiada MUY GRAVE entubada desde el 17 de enero

  • Adán Juárez para que Dios lo fortalezca durante el periódo de acción del Covid al salir positivo.

  • Lupita Paredes por sus estudios del corazón.

  • Erasmo y Esperanza Para que nuestro Señor los llame a su reino y a su familia resignación.

  • Abel Becerra para que nuestro Señor Jesús le acoja en su reino.

  • Familia García Zamora

  • Familia García Granados

  • Familia García Reyna

  • Familia Valle Cortés.

  • Grimaldo Guerrero y Grimaldo Piña, familia Hdez sandoval, José Fco becerra..

  • Que nuestro Señor los fortalezca ante el civid y sean salvos.

  • Juan Guillermo Flores Frausto: Por su salud ya que se encuentra muy delicado. Para que Dios le fortalezca y de paciencia a sus familiares.

  • Margarita Hernández Oliva: Por su salud y sus problemas, para que laasistencia De Dios, el cariño de nuestro Señor el abrigue.

  • Juan Garcia Hernandez: Oramos por su eterno descanso y que el Señor Jesús lo llame a su reino, a la vez conforte a su familia.

  • Pbro. Leonardo Lona Patlán: oramos por su sensible fallecimiento, que nuestro Señor Jesús en su gracia le haya llamado a su reino.

  • Sra. Patricia Soto: quién ha sido encontrada positiva de covid y empieza su proceso más fuerte para que Jesús le de la interesa y la fortaleza de enfrentar al civid

  • José de la Luz Irene: estado de salud grave por covid.

  • Julián Estrada: Para que Dios lo tenga en su santo reino.

  • Juan manuel Cisneros Carrasco y médicos.

  • Han ido a ofrecer sus servicios por pandemía. Para que en ese servicio no se contagien y puedan servir mejor a tanta gente enferma.

  • Alvaro y Humberto Rodriguez: Por su fortalecimiento espiritual y la lucha para enfrentar vicios.

  • Familia Estrada López: Para que nuestro Señor Jesús fortalezca su corazón y los lleve en su plan de amor.

  • George Heredia: Por su salud, el restablecimiento de sus rodillas tras prótesis y su fortalecimiento espiritual en nuestro Señor Jesús.

El Primer Amor. Oremos por las necesidades de todos los sacerdotes del mundo, en especial de Arz. José Guadalupe Martín Rabago y P. Eduardo Contreras en su cumpleaños. Hora Santa

El Primer Amor. Oremos por las necesidades de todos los sacerdotes del mundo, en especial de Arz. José Guadalupe Martín Rabago y P. Eduardo Contreras en su cumpleaños. Hora Santa

El Primer Amor.  Oremos por las necesidades de todos los sacerdotes del mundo, en especial por nuestro querido  Arz. José Guadalupe Martín Rabago y nuestro querido P. Eduardo Contreras en su cumpleaños. Hora Santa

Parroquia de San Pío X

 

Se reza la Estación del Santísimo Sacramento…

Señor te damos gracias por tu amor, tu fidelidad, tu bondad, tu misericordia manifestada en nuestra vida y en la vida de todos los sacerdotes del mundo, en este día queremos ofrecerte  nuestra oración por todos ellos en especial de nuestro Sr. Arzobispo José Guadalupe Martín Rabago y nuestro Párroco  P. Eduardo Contreras, te pedimos los conduzcas con la luz de tu Espíritu para que nos lleven por el camino que tu quieres, bendícelos, te damos gracias por todas las veces que nos han reconciliado contigo y cuantas veces nos han alimentado de tu Santísimo Cuerpo.

 

Lectura del libro del profeta Jeremías 1, 4-12

El Señor me dirigió la palabra:

–        Antes de formarte en el vientre te escogí, antes de salir del seno materno te consagré y te nombré profeta de los paganos.

Yo repuse:

–        ¡Ay Señor mío! Mira que no sé hablar, que soy un muchacho.

El Señor me contestó:

–        No me digas que eres un muchacho: que a donde yo te envíe, irás: lo que yo te mande, lo dirás. No les tengas miedo, que yo estoy contigo para librarte- oráculo del Señor-

El  Señor extendió la mano, me tocó la boca y me dijo:

–        Mira yo pongo mis palabras en tu boca, hoy te establezco sobre pueblos y reyes, para arrancar, destruir y demoler, edificar y plantar.

El Señor me dirigió la palabra:

–        ¿Que ves Jeremías?

Respondí:

–        Veo una rama de alerce. Me dijo: ¡Bien visto! Que alerta estoy yo para cumplir mi palabra.

Palabra del Señor.

Releemos en silencio y compartimos la frase que más nos agrada.

 

Canto.

Dios es mi gozo, mi fortaleza, Dios mi riqueza, Dios mi Señor

Dios mi morada, Dios es mi herencia, para mi alma basta Dios.

 

Nada me falta pues todo lo encuentro en Dios mi alma descansa y me envuelve su amor.

Toda mi vida será Señor como una ofrenda de adoración. (Se repite todo)

 

El Primer Amor.

Dejar a Dios ser Dios. Carlos Valles.

“Te vi sonreír al sagrario en la capilla” me dijo un compañero de devoción en días de jóvenes. Yo me sonroje. Era verdad que lo había hecho y el verme descubierto hizo subir el rubor de mis mejillas. No es que me diera vergüenza, al contrario, me alegraba en el fondo de que mi intimidad con Jesús tuviera un testigo amigo, pero la misma intensidad del afecto  me calentaba el rostro al oírse expresada en palabras de quien entendería el fervor porque participaba en la aventura. Sí, yo había ido a la capilla, había hablado con Jesús, había disfrutado con su compañía, tanto que el gozo interno del encuentro se me había asomado al exterior y la alegría del corazón se me hizo sonrisa en los labios. Y alguien lo vio y me lo dijo. Bendita sencillez del primer amor.

El descubrimiento de la persona de Jesús en mi adolescencia, el calor de su amistad, la realidad de su presencia, la majestad de su divinidad y la simpatía humana de su trato formaron una realidad enorme en mi vida sobre la que ha venido todo lo que había de venir después.  Sería una actitud todo lo antropomórfica que se quiera, inocente, acrítica, elemental; pero la fuerza y el calor que el sentimiento de amistad personal con Jesús trajo a mis años jóvenes es una experiencia tan intensa y real que sin ella no podría entender mi vida- por muchos que sean los avatares por los que luego ha pasado. De hecho, aquella relación era tan intensamente gozosa que me costaría trabajo desprenderme de ella, como Magdalena de los pies de Jesús la mañana de Pascua, para trascender gozos transitorios y buscar presencias resucitadas.

Releemos en silencio y oramos espontáneamente de acuerdo a los que leímos.

 

Canto.

Una mirada de fe, una mirada de fe, es la que puede salvar al pecador (2)

Y si tu miras a Cristo Jesús, el te perdonará

Porque una mirada de fe es la que puede salvar al pecador.

Una mirada de amor, una mirada de amor, es la que puede salvar al pecador (2)

Es una mirada de Dios, es la mirada de Dios, es la que puede salvar al pecador (2)

 

 

Oremos Unidos a María Santísima.

Pidamos a Nuestra Madre que tome a todos los sacerdotes del mundo en especial al Arz. José Guadalupe Martín Rabago y P. Eduardo Contreras en su regazo, los asista en todos sus proyectos dentro de nuestra Iglesia,  que tengan la fuerza, la inteligencia necesaria para realizar la Voluntad de Dios en su sacerdocio.

 

1er. Misterio. Dios hizo inmensos nuestros corazones en el día de su ordenación para que pudieran caber Él y las almas, y llenó de inmensidad con la luz de su sabiduría, con la dulzura de su amor y con las riquezas de su omnipotencia. La lleno con El mismo, con su propio Corazón que es la porción de nuestra herencia y de nuestro cáliz.

 

Pidamos por todos los sacerdotes en especial por  Arz. José Guadalupe Martín Rabago y P. Eduardo Contreras.

 

2do. Misterio. Como cada flor tiene su perfume, como cada estrella su brillo, como cada hombre su fisonomía. El amor de un alma puede parecerse al de otra, pero no es igual, sino que cada uno tiene su sabor singular, una manera exclusiva de imitar al amor infinito.

 

Oremos para que Dios fortalezca a todos los sacerdotes en especial por  Arz. José Guadalupe Martín Rabago y P. Eduardo Contreras.

 

3er. Misterio. Como Él, el sacerdote debe abarcar en su corazón a todas las almas: las de pobres y ricos, las de sabios e ignorantes, las escogidas y las comunes. Su vida debe ser a cada instante un incendio de amor, una llama inextinguible y devoradora de celo, un amor que no descansa, un celo que no calma.

 

Pidamos a María santísima que sea ella quien los acompañe en todas sus actividades.

 

4to. Misterio. ¡Qué hermoso, que profundo, que amplio, que constante, que ordenado es el amor sacerdotal, como reflejo del amor de Jesús! Tiene todos sus matices sin perder su divina unidad, abarcando a todas las almas, da a cada una lo que le conviene; se rige por la sabiduría, sin dejar de ser locura; tiene orden, sin tener medida; se inmola sin perder su alegría.

 

Roguemos para que el gozo del amor de Dios se manifieste en toda su vida en todos los sacerdotes en especial por  Arz. José Guadalupe Martín Rabago y P. Eduardo Contreras.

 

5to. Misterio. El Sacerdote es activo, sin dejar de ser pacifico, fecundo, sin dejar de ser puro; sereno, sin que excluya todas las santas emociones, apasionado y prudente; dulce y fuerte; condescendiente y firme; inmutable y móvil; desnudo y rico; fuente de todas las alegrías y de todos los dolores.

 

Roguemos para que su donación sea sin medida.

 

Oremos en silencio

Roguemos por todas las necesidades de todos los sacerdotes, en especial por  Arz. José Guadalupe Martín Rabago y P. Eduardo Contreras.

 

Canto.

Señor yo quiero servirte y quiero vivir tu Evangelio,

Yo quiero serte fiel hasta la muerte y ser testigo alegre de tu amor.

 

Ya no los llamaré servidores, si cumplen todos mis  mandatos

Serán para siempre  mis amigos y no tendré secretos con ustedes.

 

Ustedes no me han elegido, fui yo quien se fijo en ustedes

Pues quiero que produzcan mucho fruto y ese fruto permanezca para siempre.

 

Recuerden aquello que les dije,  que el siervo no es mayor que su Señor.

A mí siempre me han perseguido y a ustedes los perseguirán.

 

Reparemos el  Corazón de Jesús.

Ofrezcamos a Jesús Sacramentado un acto de amor que repare su Corazón

Que sufre por toda la indiferencia de los hombres, digámosle de corazón

Cuanto le amamos y cuanto nos falta amarle. 

(3 minutos de silencio)

 

 

Repitamos varias veces esta jaculatoria, para repara su Corazón.

Cuerpo y Sangre de Jesús, os quiero os amo y os adoro. Os pido

Perdón y misericordia por todos los sacrilegios cometidos.

 

 

Oremos todos juntos.

Oh Señor, contigo está la sabiduría que conoce tus obras, que estaba presente

Cuando hacías el mundo, que sabe lo que es agradable a tus ojos y

Lo que es conforme a tus mandamientos. Envíala de los cielos santos,

Mándala de tu trono de gloria para que a mi lado participe en mis trabajos y

Sepa yo lo que a ti te agrada, pues ella todo lo sabe y todo lo entiende. Ella

Me guiara prudentemente en  mis empresas y me protegerá con su gloria.

Entonces mis obras te serán agradables.

 

¿Qué hombre en efecto, podrá conocer tu voluntad, Oh Dios?

¿Quién hacerse idea de lo que tú quieres?

Los pensamientos mortales son tímidos e inseguras las ideas que nos formamos, pues un cuerpo corruptible

Hace pesada el alma y esta tienda de tierra oprime el espíritu fecundo en

Pensamientos. Trabajosamente conjeturamos lo que hay sobre la tierra y con

Fatiga hallamos lo que está a nuestro alcance,

¿Quién entonces, ha podido rastrear lo que está en los cielos?     Y

¿Quién hubiera conocido tu voluntad, si tú no le hubieses dado la sabiduría

 Y no le hubieses enviado de lo alto tu Espíritu Santo?

 

Sabiduría. 9, 1-6. 9-17

 

 

 

Canto.

El Señor es mi pastor nada me faltara, el Señor es mi pastor nada me faltara

El conduce mi vida y la llena de su amor. El viene a mi corazón

 

Aunque atraviese un valle de tinieblas, no temeré,

Porque el Señor está conmigo

Aunque pase por el fuego no me quemare

Y de su amor no me apartare.

 

//El Señor es mi pastor nada me faltara

El Señor es mi pastor nada me faltara

El conduce mi vida hasta el fin conducirá

Mi corazón, nada me faltara//

 

Hacia las aguas de reposo  me conducirá, si dicha y gracia me acompañaran

Todos los días de mi vida, Mi morada será Él.

 

 

Continuemos orando por todas las necesidades de todos los sacerdotes del mundo así como por todas las personas que nos piden oración.

 

¡¡¡Unidos en la Eucaristía!!!

Acerca del autor

Temas relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.